Los fines de semana no son para descansar

¿Tu vida también te ha llevado a esta situación? Entonces eres de los míos: activos por excelencia. Y es que al final disponer de algo más de horario parece que nos lleve a aprovechar a hacer esas cosas que nos resultan posibles entre semana, aunque a veces no hay que olvidarse de echar el freno de mano y descansar.

Si estás de acuerdo hasta aquí, tengo un plan muy chulo el próximo fin de semana en Madrid. ¡Ojo! Que aunque sea organizado por una publicación femenina, no quiere decir que los hombres no sean bienvenidos, todo lo contrario (de hecho soy de las que sigue pensando que la ‘marea rosa’ debería abrir la participación masculina). Y es que el próximo 24 y 25 de septiembre se organiza el #GlamourSportSummit, que tiene una gran ventaja: aglutina en un gran espacio charlas, talleres y workouts. Todo un pack que nos hará aprovechar bien el tiempo, aunque será difícil que puedas ir a todo, porque algunas cosas coinciden y tendrás que elegir. (Tienes toda la agenda del evento aquí).

dsc_1388

Yo no me lo pierdo y tendré la oportunidad de acompañaros en varias actividades que Adidas organiza dentro de todo lo que hay. Por la mañana temprano iremos, tanto sábado como domingo, con Chema Martínez a correr, pone que es running avanzado (miedo le tengo a este loco que no piensa…sino que corre) así que habrá que ir bien equipado. Estamos cerquita del Templo de Debod y parque del Oeste, por ahí ira nuestro destino.

dsc_1110

csc_0074Pero además, si queréis, ya que lamentablemente me estoy volviendo una experta por mis problemas de espalda, impartiré un taller de core, que tan útil y beneficioso resulta a los corredores. Pero como no solo os voy a machacar, os enseñaré el apaño que el roller foam nos puede dar después de entrenar.

dsc_1266

Encontraréis interesantes charlas de nutrición, clases de yoga, de bike y muchas conferencias. Algunas tan interesantes como aquellas que hablan sobre material técnico, sobre la prevención de lesiones o la, por fin, reconocida psicología deportiva. Como veis un sinfín de opciones a cual más apetecible. Lo que vale la entrada ya está amortizado con el welcome pack, aunque también hay zonas de acceso libre. Espero poder desvirtulizaros a muchos por allí, pero sobre todo: no olvidéis vuestras zapas.

dsc_1251

 

Septiembre, qué bonito eres

El mes ha empezado oficialmente, pero parece que hasta mañana el mundo no retoma su ritmo normal en este país (menos para los políticos, que parecen llevar su propio ritmo). Esta semana comienza el curso escolar, ya son más aquellos que han disfrutado de las vacaciones que quienes quedan por hacerlo. Y como no, el gimnasio está más lleno que el día de los propósitos del año nuevo.

Y es que para muchos quizá septiembre sea el verdadero enero, a mí por lo menos me parece más importante (y seguramente a muchos atletas les ocurra igual). Para mí, que cuento y recuerdo la vida por temporadas y no por años naturales, es uno de mis meses favoritos. Haya sido bueno o malo el anterior curso deportivo, empiezas de nuevo con ganas y es como la nueva agenda en blanco que siempre estreno: nuevas citas, nuevos horarios, nuevos retos, nuevos sueños…todo ello aún sin límites marcados.

Para mí, que cuento y recuerdo la vida por temporadas y no por años naturales, es uno de mis meses favoritos

Disfrutar de esa ilusión es propio de este mes, el que se reconoce por los libros sin estrenar para los niños, en el que aún puedes ir a tomar algo a una terraza después de trabajar, en aquel que estrenas zapatillas y no hace tanto calor para rodar. Septiembre siempre ha tenido ese aura especial, quizá porque más que nunca me he empeñado en que me merezco volver a disfrutar. Por ello en tan solo cuatro días me ha dado tiempo a comenzar la nueva temporada, a tener agujetas, a encontrarme bien y a sufrir de nuevo esa parestesia en el cuádriceps al competir. Pero solo el poder haber sufrido, disfrutado, trabajado y luchado en este arranque de mes, me refuerza en mis propósitos para mi nuevo año y me recuerda mi trabajo: empezar a ocuparme y dejar de preocuparme. Sin más expectativas que las que me lleven a disfrutar, mi deber es seguir trabajando para recuperar mi espalda, ver a más  especialistas o lo que haga falta. Porque en el giro que he impulsado, sé que la inercia es más que buena y hay que ayudar a que así siga.

Así que me he planteado una serie de propósito para que todo el engranaje funcione mejor. El primero recuperar la puntualidad, no querer estirar el tiempo en hacer más cosas, aquellas que haga deben tener su importancia y por ello se merecen ese respeto que el frenesí me lleva a olvidar. Eso también me ha hecho ver la necesidad de reservarme un tiempo a mí, a quererme y mimarme, y dejar que también lo hagan los demás. A seguir aprendiendo, ya sea estudiando, entrenando, trabajando o simplemente viviendo. Que tú que me lees me acompañes en ello será todo un privilegio y un honor que compartas conmigo cuales serás los tuyos.

Huele a asfalto, empieza a verse de cerca el cross y anhelo el calor del indoor. Septiembre: qué bonito eres. 

Nueva York a golpe de zapa

Y es que no hace falta que seas corredor para saber que la gran manzana necesita de un calzado cómodo para visitarla. Yo no había estado por aquí desde que vine a participar en los Millrose Games de pista cubierta hace ya cuatro años…un periodo olímpico, qué casualidad.

Lamentablemente tocaba despejar la mente y aprovechar que por una vez iba a poder viajar en agosto, ya que normalmente en este mes suelo estar inmersa en competiciones, así que qué mejor ocasión para volver a esta ciudad tan especial y tan buenos recuerdos me traía. Seguramente muchos de vosotros tengáis planificado visitar también este destino tan recurrente, si no ahora en vacaciones, para el próximo otoño y su famoso maratón.  Os voy a dejar unas cuantas actividades de esas que tanto nos gustan: las gratuitas. Y es que en la ciudad de los rascacielos aún podemos disfrutar de grandes opciones sin tener que gastarnos dólares, sobre todo en verano.

LAS MARAVILLAS DEL SUMMER EN NY

La primera sugerencia, teniendo en cuenta quien escribe, no podía ser otra: correr por Central Park.  Creo que es la manera más bonita de disfrutar de este bonito entorno. Además, si tenéis la suerte que tuvimos nosotros, en agosto (los tres primeros fines de semana del mes), los sábados cortan desde las 9 de la mañana hasta las 13, todo Park Avenue desde el parque hasta el puente de Brooklyn: 7 millas para disfrutar del privilegio de que corten el tráfico para que la gente pueda pasear, correr e ir en bici. Además de conciertos y actividades. Para este año ya llegamos tarde, que acababa el 20 de agosto, pero para la próxima vez, tomad nota: Summer Street.

Pero además de correr, el ambiente de este verde pulmón es genial en la época estival. Todo coordinado, los coches y calesas tienen sus carriles, al igual que los corredores y viandantes. Llévate una toalla y busca cualquiera de las zonas que tiene con campo de béisbol. Disfruta de este deporte en pequeña dimensión. Si te gusta la música, tenemos también el Summer Stage con un montón de actividades gratuitas de todo tipo (hay entrenamientos de iniciación al atletismo para niños), alguna de ellas se sitúa también en Central, así que organiza tu agenda y aglutina todo un día en este maravilloso entorno. Si vais para el maratón, la mejor zona para correr, desde mi punto de vista, es alrededor del lago de Jacqueline Kennedy. Tiene un perímetro de unos 2.5 kilómetros. Lo más importante, de lo poco llano que encontrarás en el parque y además es de tierra. Lo malo, en verano será difícil ir sin esquivar turistas.

IMG_7693.JPG

Naturaleza con un fondo arquitectónico impresionante

Pero si quieres ir un nivel un poco más pro, te ofrezco un marco espectacular para que hagas series. Una pista de atletismo nueva y gratuita, con unas vistas increíbles: el nuevo estadio de los NY Yankees. Claro está, aquí también tendrás que esquivar a personas, pero en este caso vecinos del Bronx con un increíble respeto a las velocidades de entrenamiento.

DSC_0810.JPG

De correr por el puente de Brooklyn olvidaros, solo apto paseando. Demasiados turistas y bicis a toda mecha. Pero este es un sitio para pasear sin prisa, disfruta del entorno y sus vistas. ¿Queréis otro sitio para pasear? El parque High Line, una antigua vía de metro reconvertida en un paseo de altura.

MÁS ALLÁ DEL RUNNING

Pero como solo de correr viven nuestras zapas o sneakers, ya que estamos en modo americanito, también podéis disfrutar de un paseo gratis en Kayak. Hay que salir de Manhattan, pero tan solo debemos cruzar a Brooklyn. En Red Hook Boaters está toda la información de los paseos, que suelen ser jueves y domingos.

A nivel cultural, el MOMA es gratis los viernes por la tarde, aunque ármate de paciencia para entrar… y luego no esperes disfrutar de las obras con tranquilidad. Está tan lleno de gente que alguna sala parece más un bar. Varios museos cobran una entrada entre 25/30 dólares, pero admiten un pago menor bajo la premisa ‘donation’.

Si coincides un domingo en la ciudad, ve a Harlem a disfrutar de una curiosa misa góspel. ¿Un consejo? Varias iglesias tienen el mismo servicio el miércoles y no hay turistas. Cuando estuvimos nosotros éramos 300 personas para poder entrar, aunque ellos ya lo tienen organizado para que si no puedes entrar a la capilla, lo veas desde unas teles en una sala adaptada.

DSC_1039.JPG

Para finalizar un must, visitar la Estatua de la libertad desde el ferry gratuito que va hacia Staten Island. Unas preciosas vistas al Downtown y a este monumento. En una hora ida y vuelta y otro ‘hecho’ en la lista.

Cine al aire libre en Bryant Park, muy a lo película americana y autocine, tours gratuitos en Central Park, torneos de ping-pong, yoga todas las semanas, y muchas cosas que me dejaré… Como veis hay bastantes opciones para disfrutar de Manhattan y sus cinco condados, además de las visitas obligadas. Tantas que seguramente no os dé tiempo a hacerlas todas y lamentablemente, tengas que volver. Pero sí, va a tocar patear, patear mucho. Las tiradas largas nada tendrán que envidiar a los 20 kms que harás caminando cada día en esta ciudad. Porque tienes que andar para poder disfrutarla de verdad.

DSC_0942.JPG

Espero que os haya gustado la entrada y os invito a que compartáis aquellas actividades gratuitas que vosotros conozcáis. Y cómo no: I ♥ NY

DSC_0749.JPG

Como en el entrenamiento, el descanso también es importante. Tómate un descanso y disfruta tu entorno

CaNOes de belleza

Tenía otras líneas preparadas, pero últimamente no hago más que leer noticias que me dejan ojiplática sobre ciertas modas que se están extendiendo en las redes sociales. Yo muchas veces no me entero por este medio, sino por los ecos de la prensa o revistas de moda, y me asusta ver el monstruo en el que se puede convertir el culto al cuerpo.

Seguramente me conocéis si habéis llegado aquí, si no, me presento. Me llamo Isabel, llevo practicando atletismo desde los nueve años y dedicándome, cada vez con más plenitud en mi vida, a este deporte. Pese a haber sido olímpica, pese a ver conseguido medallas de diferentes colores en los nacionales y llevas 22 años corriendo, hasta este año ni siquiera había empezado una dieta, que ni siquiera ha sido restrictiva para adelgazar, solo buscaba una ingesta más saludable.

Para más señas os diré que mido 165 cm y peso 50 kilos, y aunque en la actualidad mi porcentaje de grasa suele estar en un 11%, no siempre ha sido así. Cuando era adolescente no estaba ‘tan’ fibrada, sino que poseía mas redondeces que muchas veces me agobiaban ocultar tras las mínimas equipaciones con las que solemos competir. Sin embargo, cuando salía con mis amigas siendo adolescente, me ocurría a veces lo contrario… lo que para unos cánones era demasiado, para otros era escaso. Algún chico me decía que tener ‘este brazaco’ era feo, o que cómo chico no podría ver bonito una chica con más abdominales que él; No había redes sociales, pero si mucha sociedad con ganas de hundirte en sus redes.

Como adolescente era complicado gestionar la dualidad de mi vida, así que no me quiero imaginar el conflicto que puede generar las peligrosas modas de las que os hablo, hoy en día. Que alguien me explique quién decide que debo llegar a tocarme el ombligo pasando la mano por detrás de la espalda. Qué medida legítima es el ancho de un teléfono para valorar el tamaño de mis rodillas o que el límite de mi cuerpo es un A4. Quién decide ahora que la línea alba debe ‘partir’ tus abdominales. Yo por ejemplo, ni siquiera tengo línea alba, de hecho mis abdominales no son ni simétricos…

Lejos estoy de tener un cuerpazo, ojalá midiera más, ojala mis piernas fueran más alargadas… que más me da. A mí me gustan, mis defectos me hacen personal y mi físico es simplemente el reflejo de mi dedicación ‘profesional’ (aunque no el reconocimiento como tal). Hoy tengo la suerte de que este modelo de cuerpo se lleva, hace 15 años no era así y yo sufría por otras maneras de medir.

Con esto solo quiero un fin,  mujeres imperfectamente perfectas. Provoquemos la viralidad de la ‘chica del bañador verde’, que las redes sean brújula y no horca, que siga la tendencia saludable y no tóxica.

RWWPORTADA36756

Fotografía de Edu García para Runner’s Woman

 

Cuando el calor aprieta, no cambies la zapa por chancleta.

Le ha costado llegar, pero el verano ha venido con fuerza a nuestras calles. Seguro que pronto veremos en las noticias los consejos para llevar a cabo nuestra práctica de deporte con seguridad para la salud. Queridos corredores, espero que os lo sepáis ya: evitad las horas centrales del día, buena hidratación, protección solar, intensidades más bajas… Vamos, la retahíla que os deberíais saber y que espero apliquéis. A veces es complicado eso de madrugar más para ir a entrenar antes de trabajar, o nos da mucha pereza retrasar la tirada cuando a las nueve de la noche sigue haciendo calor.  Pero no busquéis excusas, sino alternativas.

Porque estas dificultades extra no nos tienen que restar  ganas para salir a entrenar. Si tenemos que salir a correr: ropa fresquita, de calidad y con sistemas de transpiración para que nos ayude con el sudor y no perder tantos líquido. Yo reconozco que llevar años vistiendo con Adidas, me ha dado tranquilidad en este aspecto, pero a veces no puedo evitar comprar y ‘picar‘, así que buceo por internet y me compro algún modelito más. Me gusta aprovechar las ofertas que El Corte Inglés suele tener en la web, y como no fallo en la talla, directo a casa. Porque efectivamente hay que tener cuidado con que sea de nuestra talla y cómoda, ya que si no puede provocarnos rozaduras, y para eso una mención especial a los calcetines: en los días de calor, si nos van holgados podemos tener un lío. Otra gran aliada será la gorra, hacerme caso… Yo no suelo llevarla para las series en la pista, porque cuando son ritmos rápidos me molesta, y la semana pasada me quemé el cuero cabelludo. Suena raro, pero no veáis que molestia (esto me pasa por haberme puesto la raya en medio).

Plan B

A veces no hay mal que por bien no venga y quizá sea el momento de aprovechar para trabajar eso que tan abandonado tenemos muchas veces: el trabajo de fuerza. Que no os venga automáticamente las imágenes de halterofilia, hay muchos ejercicios aplicables a la carrera que se pueden trabajar incluso sin pesos. No me remoloneéis, que habréis leído mil ejercicios y artículos sobre la importancia del ‘core’, con sus mil y una variantes de la plancha. Conocéis los ejercicios básicos como la sentadilla, a la que yo os añado dos nombres: peso muerto y el hip trust.

Un ejercicio de memoria visual: a ver cuántos ejercicios recordáis que podáis hacer con el TRX. ¡Lo veis!, conocéis muchísimas rutinas que os pueden ayudar a mejorar en la economía de carrera y todo ello bajo el beneplácito del aire acondicionado del gimnasio. Es el momento de ponerse serio con ello, ve a por tu ‘operación bikini’ particular. A mí, por ejemplo, me gusta llamarla operación keniata: adelgazar, ponerme morenita y correr más rápido.

DSC_0770

Detalle espalda del Bra Strappy, de baja sujeción, tirantes ajustables y reforzado. Ya os hablé de la importancia del sujetador deportivo. 

Más allá de una moda: el yoga

La otra alternativa a la que últimamente me he aficionado, va más allá de una moda: el yoga. Que no te engañen con que es para ‘señoras’ ni estereotipos de esos, o aseguro que aquí la tía con flexibilidad cero, lo pasa fatal en cada clase. Por eso mismo me ha venido muy bien incluirlo en mi rutina de trabajo. Primero: para poder trabajar con consciencia y tranquilidad mi cuerpo. Segundo: para ganar algo de flexibilidad y ayudar a mi maltrecha espalda ganando movilidad.  Además, el trabajo que realiza mediante la respiración nos puede ayudar un montón. ¿Sabéis que los músculos respiratorios también se entrenan? Bueno, eso para otro post…

Yoga de pie

De nuevo malla pirata Yoggi, combinada con top con Logo de Adidas y zapatillas PureBoostX

Así que no vale aparcar las zapas y no sacarlas de paseo, quizá con el calorcito lo que se merecen es que las lleves de visita a un lugar más fresquito. Sigue dándole caña a la zapa.

Yo, atleta

Tiempos, puestos, resultados… Eso es lo que la mayoría de ocasiones conocemos de un atleta. Sobre todo en los casos de aquellos que no ocupan portadas, porque su deporte reduce la atención a los grandes puestos o, lamentablemente, los escándalos.

Poco importa cuando este mismo no lo hace bien, que más da, habrá otro igual, que corra o salte más, que sea mejor o que simplemente esté en estado de gracia y cruce la meta en primera posición. Es reemplazable, si no es él, otro será. No importa como pieza, porque no es fundamental para ningún equipo salvo para él. Así queda relegado, deshumanizado. Ni mejor ni peor que otros, simplemente, no es el ganador.

No conoceremos su enorme cuarto de baño con SPA (que segurísimo lo tiene), ni cómo se prepara físicamente, ni ese nuevo corte de pelo, que era un cambio no una moda. No sabremos que quizá esté entrenando mejor que nunca, que se cuide aún más porque no quiere más grasa de la necesaria que lastrar. No se conocerá su sufrimiento y agotamiento, ni siquiera sus lesiones, enfermedades o preocupaciones. Que más da, solo es uno más.

No importa que lleve meses sin cobrar, que le deban dinero o que no tenga méritos para ganarse una beca que en cualquier momento le pueden volver a quitar. Eso no importa, ni al banco que sí es puntual. Que nos importa que le sea tan caro conseguir un dorsal, solo porque le den la ilusión de una oportunidad. Que pierda dinero y tiempo de estar con los suyos persiguiendo la sombra de un sueño…¿qué sueño será? Nos da igual, porque hasta a él a veces se le olvida con toda la carga que lleva en esa pesada mochila que le frena por detrás. Pero si alguna vez nos viene a la memoria, seguro que está feliz, porque hace lo que quiere, lo que le gusta… Damos por hecho que tiene que sonreír, porque como no sea así, ya no nos gusta, vaya borde.

Para qué valorar, que hasta los días que ya no tiene ganas, vuelva a la carga, a entrenar, e intente positivizar y piense: “se que llegará, porque estoy trabajando mi suerte“. Que lleve su cuerpo hasta la extenuación, que devuelva o que acabe una serie llorando, por impotencia, rabia, la frustración de ver que su cuerpo responde pero no lo hace cuando él lo necesita. Quien sabe, quizá todo esto solo sea una exageración. Qué importa que haga frío o aire, qué importa que tenga que pagar para poder usar cada día una instalación. Qué mas da, no es el mejor. Tampoco importa si luego no ha podido dormir, porque el entrenamiento y el cansancio no le dejan, porque las preocupaciones le atormentan, o simplemente porque el de arriba esté con obras y no le deje descansar. ¡Qué mas da!

image

No nos importa él y su amor. Ese amor que pasa por un bache.: “mi querido tartán, no me hagas sufrir más”. Ni ahora ni cuando ese amor le hacía volar y se deslizaba con cariño por ese tartán. Ahora esa pista es dura, fría y él no vuela. Siente que le devuelve ese rencor arañándole con unos clavos que ahora parecen más afilados. No importa lo que nadie ve, las veces que el se acurruca sobre esta superficie, aún con rabia y cansancio contenido, pero suplicando su perdón. ” Sé que son tantos años, perdóname. Tú me has dado todo y también me lo has quitado, al igual que yo muchas veces a ti te he culpado. Solo prométeme que me volverás a hacer sonreír“. Para qué saber o conocer lo insalubre de este amor, las ganas del deportista por volver a disfrutar de ese subidón, que a veces no es una victoria, sino el simple hecho de haberlo logrado: superación.

No es modelo, no tiene millones de seguidores, no sabe de belleza (aunque quizá sí pueda darte el ‘tip’ de cómo conseguir que las ojeras se instauren en tu rostro y no te abandonen durante todo el año). Si al menos fuera algo de todo esto, quizá si nos interesaría…¿no?.

Puede que hable de tí o de mí, o de muchos grandes deportistas que ante esta situación se hayan diluido y ni siquiera hayamos reparado en que ya no están o que pronto se marcharán. Quién sabe de qué habla esta loca enamorada, o mejor dicho: ¿a quién le importa?.

A mis compañeros de entrenamiento, remolques diarios para seguir empujando. A todos aquellos quienes no conocen solo a Macias1500, sino que pese a conocerla, siguen queriendo a ISA.

El poder de la mente

Hoy es un día lleno de magia e ilusión, eso dicen siempre, aunque reconozco que para mí nunca ha sido mucho más diferente al resto… Pero hoy me he autoregalado eso: ilusión.

Antes de que comencéis a leer sobre lo que os voy a hablar hoy, quiero pediros que veáis el ‘Informe Robinson’ sobre Rafa Nadal. Un imprescindible, por lo menos para mí. Sin visionarlo completamente ya comenté que me identificaba con él, a mi nivel por supuesto, y es que hace maravilloso que al gran luchador que es este jugador, te descubran que es tan mortal como tú y yo, con sus inseguridades. Porque tal y como afirma Federer en el documental: “si piensas en Rafa siempre esperas lo máximo de él”. Pero me ha aportado más ver ese espíritu de lucha, esa humildad y honestidad ante las derrotas y sentirme en conexión cuando afirma el haber descubierto las sensaciones de miedo, no al fracaso, sino a no poder jugar. Porque ya os he hablado muchas veces de la cara B de esto, pero sin duda muchas veces lo frustrante no es perder sino el no poder sacar tu mejor versión. Si te ganan dándolo todo, sabes que han sido mejor, sin embargo otras veces sientes que eres tu quien te ha derrotado.

Si te ganan dándolo todo, sabes que han sido mejor, sin embargo otras veces sientes que eres tu quien te ha derrotado

Así que siguiendo con el reportaje e hilando con lo que os quería traer hoy aquí, quería exponeros la gran importancia que tiene la mente en la competición. Muchas veces es una herramienta que los deportistas desarrollamos y empleamos de manera natural, pero… ¿maximizamos su rendimiento?. Y aún más significativo, cuando hay momentos “traumáticos”, como una lesión o un mal resultado, ¿qué cambia para que no funcionen las cosas igual?.

Hombre pensante

Voy a echar mano de algunos expertos para escribir sobre este tema, que creo que muchas veces ha sido el gran defenestrado en el trabajo del deportista, porque como afirma Julieta Paris: “deberíamos ser honestos y reconocer que todos la aplican en el deporte, pero que del mismo modo que te dejas asesorar por un fisio, un médico, un nutricionista, o el especialista que sea, permitir que un psicólogo del deporte te asesore también es importante… Todos los deportistas hablan de emociones, de estados emocionales, tan vinculados a  aspectos físicos como el cansancio, (muchas veces la desmotivación se confunde con cansancio y al revés… alguien tiene que sacar al deportista de este bucle…)”. Chema Buceta lo cumplimenta muy bien cuando afirma que “la mayoría de los deportistas de élite siguen un plan de entrenamiento/competiciones bien elaborado, cuidan su alimentación, utilizan el video y las tecnologías modernas, etc. Sin embargo, en muchos casos, no alcanzan sus objetivos porque no son capaces de controlar su mente. ¿Se entrenan específicamente para eso?”.

Cada vez hay más deportistas que incorporan al psicólogo deportivo en su equipo, pero todavía son muchos los que no. “El entrenamiento deportivo y el análisis constructivo de las competiciones, bien administrados, contribuyen a la preparación mental de los deportistas, pero en bastantes casos no son suficientes, y eso explica que los deportistas que entrenan bien y reflexionan correctamente sobre sus actuaciones sean fuertes mentalmente la mayor parte del tiempo; sin embargo, en ausencia de del entrenamiento psicológico específico, muchos de estos deportistas no controlan su mente en momentos muy decisivos: pocos momentos comparados con los que sí controlan, pero muy decisivos, lo que supone que en los momentos más críticos de la temporada rindan por debajo de sus posibilidades y no alcancen sus objetivos. Por tanto, el papel del psicólogo del deporte es fundamental para muchos deportistas que, de otra manera, será difícil que controlen su mente (emociones, pensamientos, dudas, toma de decisiones…)” (Chema Buceta)

¿Cómo se puede trabajar esto? Para eso echo mano de mi amiga Toñi Martos: “Si hablamos de la parte de entrenamiento físico, estaría claro: velocidad, resistencia, fuerza, entre otros…. pero cuando hablamos de temas a nivel de cabeza nos perdemos un poco. Con los deportistas o entrenadores  podemos trabajar diferentes temas, como:

  • Centrar la atención en lo que deseamos conseguir.
  • Mejorar la persistencia ante la adversidad o el fracaso
  • Gestiona los recursos o fortalezas que tenemos
  • Ayudar o organizar y planificar las actividades a desarrollar.
  • Desarrollo de trabajo en equipo
  • Control de expectativas
  • Desarrollo de la gestión de uno mismo
  • etc…

Una vez que conocemos los diferentes tipos de respuestas que damos ante situaciones de éxito o fracaso pasaremos a ver  algunas  de las claves para desarrollar una fortaleza mental apropiada, y estas son: 

  1.   Reforzar la confianza y la tensión
  2.   Controlar los nervios, el estrés
  3.   Planificar estrategias concretas para antes, durante y después de la competición
  4.   Fijar metas y actitudes productivas

Pero esto solo es un esbozo de todo lo que se puede mejorar y desarrollar, y para ello hay que tener un profesional al lado que te guíe, pero sobre todo tener la confianza en esta herramienta.  “Porque hay deportistas, e incluso entrenadores que piensan que cuando alguien trabaja con un psicólogo deportivo es porque tiene carencias o problemas psicológicos, nada mas lejos de la realidad;   Al igual que cuando un jugador va al gimnasio no necesariamente es porque esté débil sino porque quiere estar mejor físicamente” (Toñi Martos @psicologiaexcel ) .

Yo me puse sin darme cuenta una meta final en esto y cuando alcancé esos objetivos, me perdí… El año pasado no fue un gran año en cuanto a resultados, pero sí en cuanto a aprendizaje, y retomando a Rafa, me uniré a unas declaraciones suyas: “no me tocaba ganar, tocaba asumir que tengo que mejorar y estoy trabajando en ello”. Como él yo tampoco tengo miedo al final, pero por el contrario, nada impide que deje de luchar por volver a alcanzar una nueva meta. Ojalá en unos meses ambos estemos compartiendo villa, él pueda ser abanderado y yo conocerlo por fin. Quién sabe, igual puedo llegar a enseñarle este post y descubrirle lo inspirador que fue para volver a un camino que nunca cambio de dirección.

Cuando has conseguido una cosa una vez, crees que lo puedes volver a conseguir porque ya sabes que has podido hacerlo. Rafa Nadal

IMG_0543-1024x768